Le dije que si a todo el mundo las tipos que me intentaron atar en la avenida

Una foto de una pareja. (Foto por medio de).

Un sabado por la noche, entretanto esperaba el tren en la estacion Republique en la camino 3 sobre Paris, un arquetipo me pregunto “?Y si salimos?”

“Esta bien”, le respondi. El arquetipo se quedo inmovil asi­ como me miro igual que si sospechara que me estaba burlando de el.

“?Es en formal?”, dijo entre risas. “?No estoy acostumbrado a eso!”. La certeza, yo tampoco.

Decidi que iba a debatir sobre decirle que “si” desplazandolo hacia el pelo platicar con todo el mundo los desconocidos que me coquetearan en la calle para ver que pasaba. Queria conocer algunos que eran, si sus estrategi­as funcionaban y si comprendian que las chicas estan hartas de eso. El unico margen iba a ser mi instinto. Invariablemente poseemos que escuchar ese ruidito adentro de la inteligencia que empieza a sonar en cuando nos sentimos incomodos con muchas situacion, incluso En Caso De Que la persona te dice que cualquier esta bien. Pero el arquetipo del metro no hizo sonar la aviso.

Por lo tanto empezamos a platicar. Me sentia un poquito incomoda; yo parada como un poste de destello y no ha transpirado el novio apoyado en una sillita con las manos entrelazadas. Hicham, Judith, nos presentamos amablemente.

“Me gusta Paris por motivo de que las mujeres todo el tiempo usan vestiditos elegantes color rosado como el que traes puesto”, sintio la necesidad sobre decirme. Me dijo que solo citas rusas crГ­ticas venia de Picardie desplazandolo hacia el pelo que juega futbol. Por desgracia, se horrorizo cuando supo que no era ninguna nina.

“?Que? ?Tienes 29? Nunca te creo”, dijo decepcionado. Trate desesperadamente de revivir la chachara con la totalidad de las dudas que se me ocurrieron: “?Es complejo acontecer atleta? ?De que parte de Picardie eres? ?Te encanta, am, una cosa?” Para ese instante, unicamente respondia con monosilabos. Que triste.

“No te deseo retrasar, Judith, fiable tu enamorado te esta esperando”, dijo como ultimo intento Con El Fin De zafarse de nuestra platica. Nos quedamos ahi parados, esperando el metro durante dos dolorosos min. carente declarar una sola termino, desprovisto saber en que lugar escondernos, como cuando tomas el elevador con tu superior. Cuando por fin llego el metro, me subi al vagon, me puse mis audifonos y no ha transpirado vi como el ligado escogia un silli­n lo mas lejos concebible de mi. Este experimentacion de “decirle que si a todos” empezo excesivamente mal.

El domingo fui a correr y sude abundante. Cuando iba sobre regreso a casa, un prototipo se me acerco cuando estaba por abrir la puerta sobre mi hogar.

“?Eres atleta, linda?”, dijo.

“Trato”, le respondi, tal oportunidad con demasiada amabilidad.

Se veia cuarenton y no ha transpirado traia puesta una chamarra extendida color beige. Tenia ese “look sobre papa”.

“?Genial! Me encantari­a te traigas el soporte suficiente, porque da la impresion que si. ?Entiendes?”

Solo para dejar las cosas claras, el tipo uso sus manos Con El Fin De copiar el movimiento de los senos y no ha transpirado se chupo los labios. “Si tuviera el valor, te diria que me dejaras tocarlos. A la mierda, ?tengo el precio! ?Puedo tocarlos? ?Si deseas te doy dinero!” Ahi fue cuando lo interrumpi. Cuando pasa este tipo sobre cosas, soy educada sin embargo no me mido con las terminos.

“No, senor, separado tratamiento de regresar a mi hogar sin embargo usted me esta incomodando mucho”, le dije. En caso de que el tipo me violaba y terminaba demandandolo, nunca iba a dejar que me acusaran por tener dado una solucii?n “ambigua”. Que compasion que las chicas tengan que pensar de esa forma.

“Oh, no sabia que te sentias insegura con tu cuerpo”, bromeo.

Me meti desplazandolo hacia el pelo azote la puerta. La totalidad de las mujeres se han topado con alguno viejo como ese por lo menos la ocasion en las vidas, si no es que mas. Por fortuna, he notado que mientras mas anos de vida tengo, menor pervertidos atraigo. Dentro de las 14 y las 18 anos de vida, conoci a muchos sobre esos pervertidos. Algunos me decian que fueramos al hotel o simulaban un cunnilingis con sus dedos entretanto me miraban fijamente. Asi­ como de hacerme percibir todavia mas incomoda, a veces lo hacian cuando iba con mi mama. Supongo que la fragilidad de estas ji?venes seri­a lo que mas les atrae.

0
Comments

Leave a Reply